¿Por qué las empresas cambian sus logotipos?

El logo es el elemento identificador de una marca, su representante. Por lo que debe estar constantemente actualizado y siguiendo las novedades en cuanto a diseño que se presenten. A continuación te explicamos por qué las empresas cambian sus logos periódicamente.

Los logotipos surgen de la necesidad de las marcas de diferenciarse y de crear una identidad que los identifique con unos valores y productos o servicios.

En nuestro día a día estamos constantemente rodeados de logos, desde el momento en el que nos levantamos, de camino al trabajo, la comida que tomamos etc. Cada uno de estos logos son diferentes unos de otros en su tipografía, sus colores y sus formas.

Dicen que la primera imagen es la que cuenta, y que no tenemos una segunda oportunidad para dar una primera impresión. Pues bien, para una empresa, su identidad visual es su primera impresión. Su logotipo es su saludo, por lo que crear un logotipo bueno, exitoso y que se sepa diferenciar y resaltar los aspectos diferenciales de la marca frente a la competencia es todo un reto.

En el mundo en el que vivimos nos regimos por los visual, como podemos ir observando, las redes sociales cada vez tienen menos texto y más imagen. Por lo que, un buen logo hoy en día tiene un valor incalculable. Debe ser capaz de representar en segundos su historia, sus productos, sus valores.

Sin embargo, los logos no son estáticos y estos van variando a lo largo del tiempo ¿Por qué lo hacen?

¿Por qué las empresas cambian sus logotipos?

Adaptación a los nuevos gustos y necesidades de los consumidores.

Al igual que con la moda, los logos siguen una serie de tendencias. Adaptarse a los gustos y las necesidades de los clientes es imprescindible, siempre y cuando no se pierda la esencia original del logotipo.

El diseño evoluciona.

Desde logo repletos de abalorios al famoso “menos es más”. El diseño evoluciona, los colores se ponen de moda (como por ejemplo los colores que Pantone establece cada año como “el color del año”), las formas, las tipografías, los elementos básicos de las imágenes… todo cambia, y el diseño de los logos debe ir adaptándose.

 El logo pasa a manos de un profesional del diseño.

Muchas pequeñas empresas, cuando están empezando, deciden crear ellos mismos su propia identidad visual sin tener conocimientos de diseño. ¿Qué ocurre? La elección de los colores no es la adecuada, las formas no transmiten visualmente lo que la marca quiere decir, la tipografía no posee legibilidad, el logo no tiene adaptabilidad a los distintos formatos, etc.

Por lo que cuando la empresa crece y pone en manos de un director de arte su logo, éste lo adapta y perfecciona siguiendo las distintas tendencias.

LAS ÚLTIMAS TENDENCIAS EN DISEÑO

Hemos hablado de que los logos siguen una serie de tendencias en diseño, así que a continuación vamos a explicaros brevemente algunas de esas tendencias. Estamos segurisimos de que os sonarán.

Diseño Flat

En este tipo de diseños se incorporan efectos de profundidad, sombras, animaciones y transiciones. Un claro ejemplo es el Material Desing de Google. Un diseño sencillo, intuitivo y atractivo.

diseño empresa

Degradados

Una de las tendencias que está pegando muy fuerte últimamente son los degradados. Instagram se ha unido a esta tendencia cambiando su conocidísimo logo.

degradado logo empresa

Animaciones

Las animaciones bien utilizadas enriquecen notablemente la experiencia dentro de cualquier web. Y es que la tendencia “gif” ha pasado a los logos.

diseño logotipo

Por lo que hemos podido observar, son muchas las ocasiones en las que las marcas cambian de imagen. Los logos están vivos y tienen la necesidad de cambiar, de evolucionar.

Pero ojo, muchas veces hay que tener cuidado ya que esta evolución podría convertirse en una involución. ¿Conocéis el caso de GAP?

cambio diseño logo empresa

La disyuntiva de renovarse o morir no siempre es cierta. Los directivos de GAP cambiaron hace unos años el logo de su empresa, queriendole dar un aspecto más novedoso y atractivo. Pero no les salió bien la jugada.

A sus fans no les gustó el cambio de imagen y se negaron a través de las redes sociales a que la marca les impusiera el nuevo logo de la marca.

La propia empresa, al ver la reacción de sus clientes, preguntaron en sus perfiles de las redes sociales una nueva propuesta de logotipo. Pero estos se negaron, querían su logo de toda la vida. La burla en internet hacia el nuevo logo de la empresa alcanzó dimensiones monumentales, por lo que finalmente la marca decidió volver a su logo clásico.

Este es un claro ejemplo de cómo no funciona un rediseño del logo. Ya que no siempre un rediseño puede gustar y se puede alejar muchísimo de la propia identidad de la marca.

Como hemos podido observar, el rediseño y la adaptación a las nuevas tendencias es algo indispensable para mantener nuestro logo vivo y transmitir una imagen fresca y adaptada. Pero estos cambios debemos hacerlos con cuidado y sin perder nuestra esencia, como fue el caso de la marca GAP.

Esperamos que el artículo te haya servido para conocer más sobre el apasionante mundo de los logos. Como ya sabes, si quieres estar al tanto de las últimas novedades en diseño, marketing digital, posicionamento SEO, diseño web… no dudes en suscribirte. ¡Hasta pronto!

¿Qué buscas?
Categorías

¿En qué podemos ayudarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RELACIONADOS
Artículos relacionados

¿En qué podemos ayudarte?

CONTACTO
¡No pierdas el tiempo!