La empresas se apuntan al SEO

Cuando parece que la única posibilidad de aparecer en los primeros puestos de los resultados de búsquedas en los buscadores de internet es pagando, diversos indicadores (de esos que sacan las grandes consultorías mundiales) apuntan a una creciente implicación de las empresas en la Optimización de Motores de Búsqueda, lo que llamamos SEO.

Ya lo hemos comentado en anteriores artículos. Si bien el pago en plataformas como Google Adwords, Yahoo, etc. tiene como consecuencia una aparición inmediata en las primeras posiciones, un buen trabajo de SEO permite el afianzamiento a medio-largo plazo de nuestra posición en la lista de resultados de búsqueda de los usuarios.

No debemos olvidar nunca que nuestro “cliente” en internet es el usuario, y que éste, puede variar respecto de dónde hace o no click. También parece que alguna de esas grandes consultoras indica que estos usuarios empiezan a preferir los resultados en posición natural a los de pago.

¿Tienes un SEO “bueno” o “malo” contratado para tu web?

A lo largo de estos últimos meses hemos visto varios casos de empresas que contratan la gestión de posicionamiento en buscadores a empresas especializadas que hacen su trabajo con técnicas llamadas “black hat” o de sombrero negro. Estas técnicas se caracterizan por elevar la posición en los resultados de búsqueda en buscadores muy rápidamente con un alto nivel de riesgo de penalización y de expulsión. Y lo curioso es que quien es expulsado de los buscadores es la empresa que contrata, no quien gestiona el posicionamiento. Para que todos estemos al tanto, ahí van algunas técnicas comunes de engaño a los buscadores para elevar la posición:

• Creación de “granjas de enlaces”: enlaces que no tienen nada que ver con el contenido de la web y que intentan elevar del sitio mediante la conexión fraudulenta entre páginas. Aquí también se engloban los enlaces a páginas de reputación dudosa que por incremento de tráfico, adquieren más relevancia, los enlaces ocultos en texto y objetos…
• Colocación de texto oculto en fondos del mismo color, que pasan desapercibidos para los humanos, pero que son detectados como contenido por los rastreadores de los buscadores.
• Abuso de palabras clave en el contenido del sitio web.
• Redireccionamiento engañoso a través de “java” a webs que no son lo que espera el usuario.
• Programación automática de visitas a una web.

Y algunas otras malas técnicas que no deben tener cabida en una gestión profesional del SEO de la web de una empresa.

Esto nos reafirma en la seriedad que debe tener la labor de posicionamiento natural en los buscadores, cuyos objetivos deben ser el incremento de posición sostenible y duradera, que cumpla 3 factores básicos: afianzamiento, reputación y confianza.

Por lo tanto ¡CUIDADO! Comprueba que la gestión SEO que te están haciendo es correcta o, si la vas a contratar ahora, asegúrate de cómo van a a desarrollar su trabajo.

Comparte