Las claves de Google, el rey de Internet

En Internet, Google es el rey. Todas las empresas quieren que su web sea vista por el máximo número de personas y, para ello, uno de los factores más importantes es aparecer en las primeras posiciones de resultados cuando sus clientes potenciales busquen en Google algo relacionado con su negocio.

Y, ¿cómo se logra eso? La respuesta es simple pero muy complicada a la vez: el secreto está en gustarle a Google. Para ello, es fundamental entender mejor en qué se basa este potente buscador que gestiona la friolera de 7.500 millones de peticiones diarias a nivel mundial.

Para cada búsqueda que realizamos existen millones de páginas web con información útil. El trabajo de Google radica en organizar ese colosal volumen de información y mostrárselo al usuario ordenado de mayor a menor importancia. Este proceso se realiza gracias a un complejo y misterioso programa informático -conocido como el algoritmo de Google-, cuya última actualización recibe el nombre de ‘Colibrí’.

Los factores a tener en cuenta a la hora de adaptar nuestra web a los gustos de Google son muchos, pero el mayor y más relevante de todos es la calidad del contenido. El buscador premia con las primeras posiciones de resultados a las webs que muestran un mensaje original -no copiado- y de interés para los usuarios.

Teniendo en cuenta esta máxima y otras claves de las que hablaremos en próximos artículos, tu web estará más cerca de que su mensaje llegue al público objetivo, lo que permitirá promocionar tu web y, quizás, conseguir más clientes y/o ventas.

En Internet, Google es el rey. Todas las empresas quieren que su web sea vista por el máximo número de personas y, para ello, uno de los factores más importantes es aparecer en las primeras posiciones de resultados cuando sus clientes potenciales busquen en Google algo relacionado con su negocio.

Y, ¿cómo se logra eso? La respuesta es simple pero muy complicada a la vez: el secreto está en gustarle a Google. Para ello, es fundamental entender mejor en qué se basa este potente buscador que gestiona la friolera de 7.500 millones de peticiones diarias a nivel mundial.

Para cada búsqueda que realizamos existen millones de páginas web con información útil. El trabajo de Google radica en organizar ese colosal volumen de información y mostrárselo al usuario ordenado de mayor a menor importancia. Este proceso se realiza gracias a un complejo y misterioso programa informático -conocido como el algoritmo de Google-, cuya última actualización recibe el nombre de ‘Colibrí’.

Los factores a tener en cuenta a la hora de adaptar nuestra web a los gustos de Google son muchos, pero el mayor y más relevante de todos es la calidad del contenido. El buscador premia con las primeras posiciones de resultados a las webs que muestran un mensaje original -no copiado- y de interés para los usuarios.

Teniendo en cuenta esta máxima y otras claves de las que hablaremos en próximos artículos, tu web estará más cerca de que su mensaje llegue al público objetivo, lo que permitirá promocionar tu web y, quizás, conseguir más clientes y/o ventas.

En Internet, Google es el rey. Todas las empresas quieren que su web sea vista por el máximo número de personas y, para ello, uno de los factores más importantes es aparecer en las primeras posiciones de resultados cuando sus clientes potenciales busquen en Google algo relacionado con su negocio.

Y, ¿cómo se logra eso? La respuesta es simple pero muy complicada a la vez: el secreto está en gustarle a Google. Para ello, es fundamental entender mejor en qué se basa este potente buscador que gestiona la friolera de 7.500 millones de peticiones diarias a nivel mundial.

Para cada búsqueda que realizamos existen millones de páginas web con información útil. El trabajo de Google radica en organizar ese colosal volumen de información y mostrárselo al usuario ordenado de mayor a menor importancia. Este proceso se realiza gracias a un complejo y misterioso programa informático -conocido como el algoritmo de Google-, cuya última actualización recibe el nombre de ‘Colibrí’.

Los factores a tener en cuenta a la hora de adaptar nuestra web a los gustos de Google son muchos, pero el mayor y más relevante de todos es la calidad del contenido. El buscador premia con las primeras posiciones de resultados a las webs que muestran un mensaje original -no copiado- y de interés para los usuarios.

Teniendo en cuenta esta máxima y otras claves de las que hablaremos en próximos artículos, tu web estará más cerca de que su mensaje llegue al público objetivo, lo que permitirá promocionar tu web y, quizás, conseguir más clientes y/o ventas.

¿Qué buscas?
Categorías

¿En qué podemos ayudarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RELACIONADOS
Artículos relacionados

¿En qué podemos ayudarte?

CONTACTO
¡No pierdas el tiempo!